desfibriladores en playas y piscinas

La instalación de desfibriladores en playas y piscinas podrían salvar vidas ante paradas cardiacas consecuencia de ahogamientos.

La llegada del verano es momento en que las personas disfrutan de su tiempo libre cerca de rios, embalses, piscinas o playas en España. El tiempo de ocio en el agua y la práctica de deportes acuáticos se dispara en esta temporada lo que supone que aumenten las probabilidades de ahogamiento.

Las medidas de prevención y de actuación ante este tipo de accedentes no son siempre las más adecuadas, en muchos casos por la falta de un equipamiento apropiado en las instalaciones.

desfibriladores en piscinas

El último informe Nacional de Ahogamientos de la Federación Española de Salvamento y Socorrismo (RFESS)  indica que ha habido más de 200 muertos por ahogamientos en el primer semestre del 2017. La mayoría se han producido al principio de verano: en el mes de junio 69 personas han fallecido por esta causa.

En el año 2016 se produjeron 437 muertes, 22 casos más que en 2015. Noticias trágicas asociadas al verano que podrían reducirse tomando una serie de medidas.

El verano es un momento de alto riesgo. Los datos muestran que las playas son los lugares más peligrosos, responsables de un 51,7 % de estos sucesos. Los ríos, piscinas o embalses de interior arrojan también cifras altas en estos accidentes.

Las víctimas de estos sucesos suelen ser varones (80 %) mayores de 45 años (61,2 %). El 86 % de los fallecimientos ocurrieron en espacios no vigilados.

Los servicios de salvamento y socorro y la correcta equipación de los lugares de ocio acuáticos, son fundamentales para la seguridad.

desfibriladroes en las playas

Para contrarrestar los efectos de posibles paradas cardíacas en espacios acuáticos, tanto en areas de costa como de interior, la instalación de desfibriladores en playas y piscinas de uso público contribuye a salvar vidas.

Con estos equipos se puede combatir el paro cardíaco, principal causa de mortalidad en España, que carece de legislación nacional en cardioprotección.

Existen normativas en  Comunidades Autónomas como País Vasco, Andalucía, Canarias, Cataluña,  Asturias y Comunidad de Madrid que regulan el uso de desfibriladores externos semiautomáticos por personal no sanitario.

Como dato positivo, la organización responsable de la adjudicación de “Banderas Azules” ha detallado que en las playas españolas premiadas con esta distinción, existe un total de 475 desfibriladores (82% de las playas galardonadas).

Esta cifra es muy importante teniendo en cuenta que no hay una ley que obligue su instalación y que la recomendación de la instalación de desfibriladores en playas empezó hace pocos años.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *