Desfibriladores en las universidades

En España, las enfermedades cardiovasculares constituyen uno de los problemas de salud más importantes para la población de cualquier edad. Se estima que cada año se producen más de 24.500 paradas cardiacas, una cada 20 minutos, ocasionando cuatro veces más muertes que los accidentes de tráfico. La fibrilación ventricular es la responsable inicial de hasta un 85% de las paradas cardiacas extrahospitalarias.

Estudios científicos demuestran la efectividad, utilidad y el nulo riesgo de la utilización de los desfibriladores semiautomáticos en la atención inmediata realizados por personal no sanitario en espacios públicos. Estas actuaciones salvan vidas a muchas personas.

Ante esta realidad espacios de gran afluencia de público como son las universidades se han preparado y convertido en espacos cardioprotegidos y seguros para sus alumnos.

DAVIDA ha suministrado desfibriladores en las universidades como la Universidad Autónoma de Madrid, la Facultad de Medicina de Granada, La Universidad de San Jorge en Zaragoza, La Fundación San Pablo CEU de Andalucía, La Universidad de Santiago de Compostela y la Universidad de Oviedo.

 

La Universidad Autónoma de Madrid, apostó en 2013 por convertir su Campus de Cantoblanco en espacio cardioprotegido y ha adquirió desfibriladores semiautomáticos, distribuidos por DAVIDA. Los ubicaron en distintos edificios, uno de ellos itinerante, para los vigilantes de seguridad.

La Universidad ya tenía desfibriladores PHILIPS instalados, aquellos unidos a los adquiridos dotaron al Campus de mayor protección.

 

La Facultad de Medicina de la Universidad de Granada (UGR) se convirtió en 2013 en el primer centro docente cardioprotegido de la institución. Instaló desfibriladores externos automatizados para que personal no sanitario atendiera posibles casos de paradas cardiorrespiratorias.

El personal de administración y servicios de la facultad participó en un curso de ‘Soporte vital básico y desfibrilación semiautomática’, organizado por el departamento de Medicina, en colaboración con la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía y el Plan Nacional de Reanimación Cardiopulmonar de la Sociedad Española de Medicina Intensiva. De este modo el personal no sanitario del centro aprendió a utilizar los desfibriladores gracias a esta actividad formativa.

El decano de Medicina declaró que esperaba que  “otros centros e instituciones sigan esta iniciativa, tan importante que, en muchos casos, podría ayudar a salvar vidas humanas”.

Gracias al esfuerzo del decanato de la Facultad y el departamento de Medicina, se consiguió que dicha facultad fuese considerada como un centro cardioprotegido y el primer centro docente de la Universidad de Granada en disponer de un Programa de Acceso Pública a la desfibrilación.

Más sobre desfibriladores en la Facultad de Medicina de Granada

 

La Universidad San Jorge (USJ), en Zaragoza, apostó también en 2013 por convertir su campus en un espacio cardioprotegido instalando desfibriladores semiautomáticos en todos sus edificios. Dispuso de uno más, itinerante, dirigido principalmente a los alumnos y profesores más expuestos a riesgos, que son los del grado de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Además de instalar desfibriladores Philips, la Universidad San Jorge se ocupó de formar a 24 personas en Soporte Vital Básico y en la utilización de desfibriladores de alta tecnología médica diseñados para el personal no especializado (DESA). Un colectivo de docentes, personal técnico y de gestión y personal de servicios generales se convirtienron en los responsables de asegurar una buena actuación en caso de que fuera necesario.

Las sesiones teóricas se completaron con ejercicios prácticos para conocer el buen manejo de este instrumental en situaciones de peligro. Los cursos homologados de Soporte Vital Básico incluyeron técnicas de reconocimiento precoz de los síntomas de parada cardiorrespiratoria y la aplicación adecuada de la reanimación cardiopulmonar (RCP) y las técnicas propias de este tipo de actuaciones.

“Es un equipo muy sencillo que sólo con encenderlo comienza a dar las instrucciones sobre las maniobras a realizar. Una vez puesto sobre el pecho del paciente, el mismo equipo determina qué es lo que se debe hacer. La sencillez de su utilización y la seguridad de su empleo hacen muy sencillo su manejo por cualquier persona”, señaló Mª Jesús Vinacua, Adjunta al Rector en el área de Dirección de Personas de la Universidad San Jorge.

El objetivo fue poder contar con recursos físicos y humanos que permitan la oportuna y correcta estabilización de una persona con síntomas de paro cardíaco.

“La Universidad San Jorge apuesta por ser una universidad saludable, trabajando cada vez más en la promoción de la salud y en que toda actividad que se realice tenga como centro el beneficio para la comunidad universitaria”, concluyó Mª Jesús Vinacua.

Más sobre desfibriladores en la universidad de San Jorge

 

La Fundación San Pablo CEU Andalucía adquirió en abril de 2013 a través de DAVIDA un desfibrilador PHILIPS para su Campus de Bormujos.  Con esta iniciativa la Fundación se unió a la tendencia de  centros educativos y universidades que cardioprotegen a su alumnado, profesorado y trabajadores.

 

La Universidad de Santiago de Compostela, apostó por convertir sus campus en Espacios Cardioprotegidos y adquirió en febrero de 2013, 46 desfibriladores semiautomáticos Philips distribuidos por DAVIDA, que repartió por distintos puntos de la Universidad.

Su objetivo era contar con recursos físicos y humanos que permitan la oportuna y correcta estabilización de una persona con síntomas de paro cardíaco.

 

desfibriladores en las universidades
Desfibrilador instalado por DAVIDA en la Universidad de Oviedo

La Universidad de Oviedo se convirtió en junio de 2012 en la primera institución académica española con todos sus espacios cardioprotegidos con la instalación de DESFIBRILADORES PHILIPS en la totalidad de sus instalaciones.

El delegado del rector en Deportes y Salud, Miguel del Valle, explicó en la presentación de estos espacios,  que el proyecto, que se inició cuatro años atrás , reunia un total de 45 DESFIBRILADORES PHILIPS,  suministrados por DAVIDA  repartidos por los tres campus de la Universidad (Oviedo, Gijón y Mieres), tanto en las facultades como en las dependencias administrativas y deportivas. La instalación se acompañó de un plan de formación para el personal de la Universidad.

Esta iniciativa se enmarcó en un proyecto ambicioso de la institución, con el objetivo de convertir la Universidad en un espacio cardioprotegido y cardiosaludable. Se elaboraron programas de ejercicio físico para prevenir enfermedades cardiorespitratorias.

Más información sobre Desfibriladores en la Universidad de Oviedo

Guardar

Guardar

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *